Nuestras dignas tiendas

El Talmud hace las más incómodas preguntas: ¿Qué quiso decir Bilám ? ¿Cuáles fueron esas maldiciones que se transformaron en bendiciones?

Quiero decir, todos oímos la historia de cómo el Rey Balak convoca a Bilám  para maldecir a los Hijos de Israel y cómo Di-s transforma las maldiciones en la boca del pérfido profeta en bendiciones. Leemos los versos que fluyen de los labios de Bilám  que incluyen algunas de las más delicadas palabras jamás dichas sobre el pueblo judío. Hermosa historia; pero el Talmud pregunta: ¿Qué quiso decir Bilaam? ¿Cuáles fueron esas maldiciones que se transformaron en bendiciones?

Bueno, sigue la lógica Talmúdica, si las maldiciones se transformaran en bendiciones, entonces las maldiciones hubieran sido lo diametralmente contrario de las bendiciones. Si deseamos saber lo que Bilám  quiso decir, debemos echar una mirada más profunda a las palabras que realmente masculló.

¿Qué bendijo Bilám ? Que grandes reyes se levantarían en Israel, estableciendo una dinastía que se extenderá por generaciones y nunca se interrumpirá; que Israel será para siempre soberana en su tierra, la más grande y poderosa entre la familia de las naciones, la Presencia Divina morará en ella, guiando a la humanidad en su búsqueda de sabiduría y servicio a su Creador. Así que, ¿qué quiso decir Bilám? Exactamente lo contrario: los reyes de Israel caerán, su dinastía real se cortará, su soberanía cesará, la Presencia Divina en su Santo Templo partirá, su poder fracasará y su liderazgo desaparecerá.

Pero el Talmud no lo deja todo así nomás. Insistiendo en ese punto, pregunta qué pasó al final. En la era del rey David y del rey Shlomó se cumplieron las bendiciones de Bilám . Pero luego todo empezó a caerse en pedazos. La gente abandonó a Di-s, la nación entró en conflicto; la dinastía Davídica fue destronada, el Santo Templo destruido, el orgulloso pueblo expelido de su tierra, subyugado y perseguido por siglos.

¡Así que al final prevalecieron las maldiciones de  Bilám prevalecieron! Di-s las transformó en bendiciones, pero nosotros las volvimos a transformar al formato original de Bilám . La hermosa historia terminó en ruin final.

Pero hay una bendición que hemos retenido. “¡Qué dignas son tus tiendas, Iaakov” proclamó Bilám desde las alturas de Peor. Éstas, dice el Talmud, son las casas de rezos y las casas de estudio plantadas en el corazón de cada comunidad judía.

Estas tiendas y moradas nunca se desarman. Después de dos docenas de siglos como “los hijos desterrados de la mesa de su padre,” todavía cumplimos con Di-s tres veces por día en nuestras casas de rezos. Treinta y tres siglos después de Sinaí, la Torá todavía se estudia, se expone y se debate en nuestras casas de estudio.

A esta bendición nos hemos aferrado vehementemente. Y esta bendición restaurará para nosotros todas las demás.

Yanki Tauber



¿Por qué la Parasha lleva el nombre de alguien malvado?

Querido Rabino, 

 

Me sorprendí que la lectura de la Torá de esta semana, lleva el nombre del malvado Rey Balak, quién tramó maldecir a los Judíos en el desierto. 

 

¿No podían encontrar otro nombre más apropiado?



RESPUESTA:

 

Es una pregunta interesante. De hecho, hay seis porciones de la Tora que llevan el nombre de personajes centrales: Noaj, Sara, Itro, Koraj, Balak y Pinjas, y todos son Justos menos Balak. Leyendo más detalladamente la historia, podemos entender un poco más la razón por la cual esta porción lleva el nombre de alguien malvado, y el mensaje que podemos aprender para nuestro viaje espiritual.

 

Analizando la trama de Balak

 

Balak, el rey de Moab, se aterroriza de la llegada de la nación judía, y le dice a Bilam, un profeta, que los maldiga.

 

Di-s le dice a Bilam que no maldiga a los judíos, y al principio, cumple. Pero, con el tiempo le tomó odio a los judíos e insiste en hacerlo, por lo que Di-s le da la libertad de elegir.

 

Pero Di-s le hace saber a Bilam que no está de acuerdo con su elección. El envía un ángel para desviar a Bilam, pero sólo su burro puede percibirlo. 

Tres veces el ángel desvía al burro, y tres veces Bilam lo golpea. Finalmente, el burro había tenido demasiado. Sorprendentemente, él abre su boca y se queja a Bilam sobre su comportamiento. Bilam finalmente puede ver el ángel, pero todavía no entiende el mensaje.

 

Cuando Bilam llega al palacio de Balak, lo llevan a un lugar en donde pudiera ver al pueblo judío para maldecirlos. Pero cuando abre su boca para hacerlo, bendiciones salían de ella. De hecho, sus palabras contienen algunas de las alabanzas más hermosas del pueblo judío en la Torá.

Bilam luego dice la profecía sobre la era Mesiánica.

Luego del intento fallido de Bilam de maldecir a los Judíos, sugiere una estrategia diferente, provocar que los judíos pequen con las mujeres Moabitas, y causar que idolatren el Baal Peor. El plan tiene éxito, y una plaga devastadora aparece entre el pueblo como resultado. Pinjas, el nieto de Aaron, el Sumo Sacerdote, se levanta y pone fin a la plaga.

 

Seguramente aún te estás preguntando por qué la porción lleva el nombre de Balak. ¿Cuál es su cualidad redentora?

 

Repasemos unos puntos de la historia:



Bilam se trasforma, por su odio a los judíos, en alguien que no desea obedecer a Di-s.

Un burro habla

Las maldiciones son transformadas en bendiciones

Una porción del pueblo Judío se transforma en pecadores.

Las profecías sobre la era Mesiánica, describen la última transformación del mundo. 

 

Ésta porción de la Torá, inviste el poder de la transformación. Las bendiciones son tan profundas, ya que se originaron como maldiciones. Su transformación es tan absoluta que describen la última transformación del todo el mundo: La era del Mashiaj. Más aún, Balak mismo encarna ésta transformación.

 

El Talmud relata que la figura Bíblica Ruth, quién trasformó su propia vida convirtiéndose al judaísmo y mereció ser la bisabuela del Rey David, era descendiente directa de Balak. El Mashiaj vendrá del linaje del Rey David. De esta forma, la persona encargada de la transformación del pueblo judío y el mundo entero, Mashiaj, es un descendiente directo de Balak.

 

¿Cuál es el mensaje para nosotros? Transformarnos a nosotros y nuestras vidas no es sencillo. Pero muy seguido, las situaciones más difíciles son las que nos conducen a las mayores ganancias. Cuando nos damos cuenta de esto, en vez de someternos a la presión, usémoslo para nuestro crecimiento y desarrollo personal y así tener la experiencia mas sublime de transformación.



17 de Tamuz

Este año, el domingo 17/7, se con‐memora el ayuno del 17 de Tamuz (este año cae en Shabat y se pos‐pone al domingo) A lo largo de los años en este día ocurrieron cosas desagradables para el pueblo judío, como ser: Moshé Rabenu rompió las Tablas de la Ley, como consecuencia del becerro de oro; se anuló el sacrificio cotidiano en el Beit Hamikdash antes de la destrucción del primer Templo; Fue incendiada la ciudad de Jerusalém en los tiempos del segundo Templo y también un 17 de Tamuz, Apostomus, el malvado, quemó el Sefer Torá.

ALGUNAS LEYES

El ayuno comienza a las 6:34, y se extiende hasta la noche alrededor de las 18.31 horas. En las tres semanas que van del 17 de Tamuz al 9 de Av se acostumbra a ncontraer matrimonio, celebrar fiestas, escuchar música ni a cortarse el pelo, por ser estos días de semi‐duelo. 

ESPERANDO AL MASHÍAJ

Estas tres semanas que van del 17 de Tamuz hasta el 9 de Av, son tres sema‐nas en las que nos encontramos de duelo por la destrucción del Beit Hamikdash que culminó con el exilio del pueblo de Israel. Es muy importante reflexionar sobre esta situación (el exilio) y pedir de Hashem que nos mande al Mashíaj. Tal como ocurriese en el primer exilio en Egipto, Hashem no mandó al salvador (Moshé Rabenu) hasta que el pueblo mismo clamó por la salvación, como está escrito en (Shemot 2:23 y 24). Por este motivo nos enseñaron que en la Amidá pidamos por la venida del Mashíaj.